Te leo en el intolerante futuro,…