A quien no le encanta soñar con ZOMBYZ, con el fin del mundo y la extinción de toda la raza humana, muchos gritos y desesperación de la poca NORMAL PIPOL sobreviviente huyendo de los ZOMBYZ que se quieren comer sus cerebros.
Una desenfrenada carrera por la vida, hacia arriba de unas escaleras.
Diez pisos después, habiendo perdido a las dos niñas que había logrado rescatar entre el séptimo y octavo piso.
Sin mas camino que recorrer, en la azotea del único edificio que no esta ardiendo en llamas, esperando mi nave de rescate, rodeado como pueden ver en la siguiente imagen,…
respire profundamente,…
acomode mis lentes oscuros con la punta de mi una de mis pistolas y…