*****

Sufran Mortales:

Si hace cuatro meses alguno de ustedes mu hubiera dicho que yo iba a presenciar el partido decisivo de una final de béisbol en el que resultaría ganador el equipo local, los Venados de Mazatlán.

Yo me habría cagado de la risa por que en mi vida había ido a un partido de béisbol aquí en mi rancho, mucho menos iba yo a pensar presenciar una final.

Hace cuatro meses un domingo cualquiera sin tener nada que hacer, nos enfilamos hacia el estadio de béisbol a ver de que se trataba eso de entrar al estadio a ver un juego.

Terminamos yendo regularmente durante el resto de la temporada, algunas veces fui solo, otras fuimos en familia, otras solo con mi Little, otra solo con el xhabyrito,.. si, como habrán notado el que se prendió machín fui yo.

Cuando no podía ir al estadio lo estuve siguiendo en televisión o inclusive en la radio.

Vaya pues le agarre un cierto gustito que no había experimentado hace algún tiempo.

Ayer por la noche mis ojos vieron en vivo algo irrepetible, parte de la historia del béisbol, experimente la emoción de ver al equipo de casa coronarse campeón después de venir desde abajo.

No se si la próxima temporada vaya yo a interesarme nuevamente en seguir el beis, solo puedo decirme a mi mismo que por hoy, estoy satisfecho.

Durante los últimos cuatro meses me he divertido y puedo decir que me he entretenido lo suficiente como para calmar las voces que gritan su peticiones de sangre en mi cabeza, al final eso es lo que buscamos aquellos que nos aburrimos tan fácilmente del flujo de energía en el universo.

(creo que eso explica por que estas pasadas fiestas decembrinas la pase tan tranquilo)

los leo en el futuro…

*****