Han sentido que en cada que claudican al tratar de abandonar un vicio, su fuerza de voluntad se fragmenta cada vez en pedazos mas pequeños.

Un día vuelves a caer en las garras de un vicio y tu voluntad cae en pedazos tan pequeños que ya resulta difícil recogerlos todos, por lo tanto se torna imposible intentar volverlos a unir.

Pero lo intentas,… nuevamente.

Al final terminas con una fuerza de voluntad que pareciera estar hecha de granitos de arena, pero aun resiste pues va pegada con los escupitajos que te regalaron aquellos que no creyeron en ti cuando te vieron volver a caer y decidieron alejarse.

Para los que se quedaron a ver el espectáculo,… gracias, por ustedes es que habrá una función mas.