…en el momento que empiezas a tomarme en serio.

Iba yo el otro día a cagar, era media noche cuando al encender la luz del baño me encuentro con semejante monstruosidad mas fea que los monstruos de la película de Guillermo del Toro, y estaba ahí frente a mi, mirándome fijamente:

Yo no se calcular las edades de las arañas, pero esta seguramente era una araña muy vieja, y había sobrevivido a varias batallas, el hecho de que le hiciera falta una patota me puso a sudar frio, puta madre después de sobrevivir a tantas hordas de zombis, iba yo a terminar mis días siendo devorado por una araña en el baño de mi casa.

Pero me estaba yo cagando y ese es una factor muy importante a la hora de enfrentar tus temores, o te quedas congelado y te cagas encima, o enfrentas tus miedos y cagas a gusto en tu baño.

Yo opte por la segunda opción, obviamente no fue fácil para mi en la soledad de la noche y con la nutria asomandoseme de entre las nalgas, tuve que agarrar valor, no gritar como nena para despertar a mi partner y que viniera en mi rescate, desenfunde y le quite el seguro a mi huarache y después de un intenso combate de 2 segundos que para mi fue mas o menos así como la siguiente imagen (que tome prestada de nolapeles.com):

 

 

Pude respirar con tranquilidad al haber sobrevivido y estar frente al enorme cadáver de mi enemigo, que dejo un mierdero embarrado por todo el azulejo, ahora era mi turno de dejar un mierdero embarrado por toda la taza por que ya de plano no aguantaba, pero antes, había que recoger ese cadáver, uno no puede nada mas sentarse a cagar teniendo eso enfrente.

 

 

He hecho muchas cosas asquerosas, pero créanme que recoger esa araña con la mano usando solo papel, es algo que va a estar en mi top ten por un largo tiempo, todavía me da escalofríos recordar como se escuchaba y como se sentía el tronar de las partes de esa araña vieja entre el papel y mis dedos.

Pinchis arañas como las odio y se que ellas me odian a mi, por que habrán de creer que unos días después de ocurrido esto, mientras estaba en el comedor una araña vengadora lo intento de nuevo, desde lejos vimos como una araña joven como de 4 centímetros se dejo venir corriendo por la pared y se avento (BRINCO LA HIJA DE PUTA) justo y directamente hacia mi, esa no murió, se que en algún momento nos vamos a volver a encontrar.

Luego mas o menos una semana después, en el jale estaba yo sirviendo un café cuando del techo me llega una arañita pero bien chiquita como de medio centímetro colgando de su telaraña y se pone frente a mi cara, obvio en chinga la ahogue en el café y lo tire antes que pudiera escapar y atacarme (me la imagine así como un arañeitor saliendo medio derretido del café hirviente).

En fin, este no es el primer post que escribo al respecto de mi guerra contra las arañas,… y creo que no será el ultimo.

 

los leo en el futuro,…