¡Sinceridad ante todo y no chingaderas!
Hace rato, si hubiera ido de malas al toparme con esto me hubiera animado un poco, pero ya iba bastante animado por que al salir del home, me encontré con la agradable escena de unos señores de la CFE cortando el arbolototote de las cucas, ya era necesario pues su tamaño estaba poniendo en riesgo a varios vehículos, y principalmente los cables de ¡la LÚ mi chico!
y no es que un árbol viejo se vea mal, solo que hasta para ser un árbol viejo hay que tener estilo y saber donde crecer, inclusive donde morir sin estorbar, como este árbol difunto que me gusta mucho ver y que queda aquí cerca en un parque por donde pasamos a diario (en estos días).

¡Ya no dará sombra, pero ahí que lo dejen!