Para quienes desde hace tiempo amablemente me han soportado en el foro, resulta ya familiar mis sueños buscando a Gramiela, en esta nueva etapa como escritor de blogs será la primer mención que me toca hacer de ella, por lo que es necesario un mini resumen superficial al respecto, (a quien le gusten las resumidas profundas, favor de esperar su turno).
Nota: Según mi subconsciente esta es una historia de negocios, pero pos quien sabe como trabaje ese wey del sub por que es hora que no veo un solo peso en mis bolsas.
En resumen:
Desde hace muchos meses (de hecho hace mas de 2 años), he tenido sueños regulares en los que busco desesperadamente a una excompañera de la secundaria, una muchacha con la tuve el placer de considerarme su amigo, pero que por mis múltiples ocupaciones de “desmadroso, travieso, bromista y estudiante” NO compartí muchos momentos a su lado, pasando por mi vida solo como una muchachita seria de lentes, delgadita que se sentaba al frente para poder poner atención a los profes, y además por que yo me sentaba hasta atrás (eso en secundaria es como querer unir agua y aceite).
En realidad, era parte de los recuerdos olvidados de quien esto escribe, pero ella regreso en mis Xhueños para hacerme una oferta de negocios “MUY SUSTANCIOSA”, y desde entonces regresa regualrmente dejándome en cada ocasion un recado de que “tiene que hablar conmigo sobre una oferta de negocios que nos va a beneficiar a ambos” y que la busque en el lugar y hora indicado en la nota.
Y ahí me tienen en cada sueño desesperadamente buscando a Gabriela (hoy llamada por mi Gramiela por una broma en referencia a andar buscando drogas en mis Xhueños), pero nunca logro llegar a tiempo y ella siempre ha partido para regresar en otro sueño en un lugar distinto.
Ahora lo que me gusta de soñar a buscar a Gramiela es que poco a poco se han ido desenterrando de mis recuerdos otros compañeros del pasado, que están esperándome para darme pistas de donde ir a buscarla.
Para no hacer muy extensa esta entrada del blog, mi Xhueño de anoche fue el siguiente:
Gramiela me había citado para platicar en un parque acuático cercano a la ciudad al que fui hace unas semanas, cuando llegue ya no estaba pero me dijeron que acababa de salir en su vehiculo/negocio ambulante y que la podía alcanzar sin problema.

Aceleré por la carretera para alcanzar a un vehiculo tipo casa rodante que era mejor dicho un restaurante de mariscos ambulante, y como si fuera yo el Mel Gibson en las películas de arma mortal me avente así en plena marcha hacia el vehiculo en movimiento, y entre confiando firmemente que ahora si iba a poder platicar con ella

(¿Será acaso este tipo de negocios el que me quiere ofrecer?)

En el interior me encontré con tres excomp de la universidad de origen oaxaqueño a las que llamábamos las Oaxapowers (esa mijito,… es oootra historia) y me dijeron que si conocían a Gramiela pero que iba en un vehiculo mas adelante y que el restaurante de mariscos ambulante era idea de ellas tres, que o tenían patentado y que lo que menos tenían planeado era compartir conmigo esa idea, así que Júchale de aquí a seguir buscando.

Me aventaron de regreso a mi auto (que seguía ahí cerquita como un fiel KIT auto increíble) y ahí voy de nuevo acelerando para alcanzarla, entramos a la ciudad y llegue hasta una zona muy lujosa pero que estaba sospechosamente muy oscura y en una esquina me esperaba una querida amiga para decirme que Gramiela se había ido ya del país y que volvía en unos meses, que esperara su mensaje para reunirnos.
Bah… total que cada que sueño con ella despierto bien cansado de la mortificación por no encontrarla para hablar de ese negocio que me nos va a hacer millonarios.