Hace unas horas mientras amedrentaba mi lastimosa alma machacando sus heridas abiertas con un poco de música de Bunbury escuche entre otras muchas de sus  letras aquella que dice:

 

Ningún mar en calma hizo experto a un marinero

 

Y me quede pensando,…

…y es hora que no puedo dejar de hacerlo.