Vaya bonita chingadera, sales de tú casa y no caminas más de 2 cuadras tranquilamente cuando se te acerca un cabrón más alcohólico que tú a pedirte 5 pesos. Como no mantienes vicios ajenos se los niegas, y recibes insultos al darte la vuelta, te volteas a reclamar por el insulto bajo pena de llamar a la policía y recibes un “cero broncas”. Das la espalda y recibes una amenaza de ‘te voy a agarrar’ entonces te volteas con cara de odio a la humanidad mientras llamas a la policía. Enfrentas al agresor que es de tú misma edad. Y le preguntas sí esta dispuesto a cumplir sus amenazas pues yo ya estoy cumpliendo la mía. Típico no responden el numero de emergencias pero tú agresor ahora esta a tus órdenes delante de 3 testigos que dan fe que sí algo te ocurre el será el sospechoso principal. Mañana volveré a pasar a verificar sí aprendió su lección. Vaya que sirve y es útil escribir desde el cel. Esto que me ocurrió lo envío así calientito en calidad de mitote.