_ _ _ _ _

Me he pasado estos dias de descanso con una pequeña angustia que estuvo agobiando el pinche chicharron que tengo por corazon, y fue a consecuencia de que recibi la noticia del fallecimiento de un niño de apenas 5 años victima del cancer, hijo de un amigo muy apreciado para mi y de una querida amiga ambos excompañeros de universidad y de la maestria.
La noticia llego demasiado tarde aqui a mazatlan y no tuve la oportunidad de asistir a los servicios funebres para acompañar a mis amigos en una de las situaciones mas dolorosas para un padre y una madre, la perdida de un hijo.
He perdido amigos muy cercanos, familiares muy queridos, y tambien vi partir la imagen materna de quien me cuido cuando mi madre biologica tenia que pasarse todo el dia trabajando para que yo tuviera que comer y que vestir.
El año pasado tambien me toco acompañar a una compañera de trabajo que perdio a su hijo de 11 años victima de la misma enfermedad de esas mas agresivas que requieren transplante de medula y todo el viacruzis que ello implica, el pequeño no logro llegar a la fecha en la que un donador compatible le otorgara unos meses o años mas de vida.
Desde aquella ocasion en la que si pude asistir a la misa de cuerpo presente, algo se rompio dentro de mi cuando vi como los compañeros de salon de aquel muchachito llegaron minutos despues de iniciada la misa y en silencio se  pararon al lado de la caja y ahi estuvieron de pie durante todo el proceso, aun lo recuerdo y no logro contener las gotas de sodio y lubricante ocular que se salen con total reveldia de su celda bajo mis ojos.
Sinceramente desde ese dia cambie de una manera visceral mi forma de pensar al respecto de la muerte particularmente la de un niño, sera por que hasta ese momento no habia sido tocado por la fria mano de la verdad viviendo en “mi mundo negro de tonalidad feliz” o por como me lo dijo alguien por MSN y que hasta le fecha me niego a aceptar “estoy madurando”.
Ahora que he vuelto a sentir esa sensacion de impotencia ante la sabia y omnipotente seleccion natural, o bien acepto que en verdad estoy madurando, o que en verdad este mundo se esta yendo a la mierda con todas las enfermedades y modificaciones que hemos ocasionado con nuestra contaminante presencia infectante sobre este pedazo de minerales y gases agrupados, que giran alrededor de un sol flotante en una galaxia que viaja a la deriva por todo el maldito universo.


No tengo humor para nada alegre, que le voy a hacer asi de depresivo soy ultimamente (¡NO deprimente eh!)

La imagen me la robe prestada de este sitio de ecologistas en accion.
_ _ _ _ _

PALABRAS CLAVE:
[COSAS DE HUMANOS]

Las estrellas no mienten: