Todavia no le encuentro mucho chiste al twitter, pero por algun motivo me sigue intrigando lo suficiente como para aventurarme en sus aguas:

¿sera esta negacion a utilizarlo, un claro mensaje subconciente del responsable cerebro de mi humano para evitarme caer en oootro vicio de la red?.








Bah a la merga! 

ya abri mi cuenta.