En la naturaleza, cuando se extingue una especie se genera un desequilibrio que origina la competencia de otras para ocupar el lugar de la anterior, en ocasiones esta sucesión ocurre en un breve lapso de tiempo, en otras llega a tomar mucho tiempo.

Creo que esto ultimo va a pasar ahora que la especie de los Ramones ha desaparecido.

Yo nunca fui fan de su música (de su estilo visual si, no lo puedo negar), y no me voy a convertir en uno (fan) a partir de la muerte de su ultimo integrante, pero de lo mas profundo de mi ser han surgido las ramonescas musas y por lo tanto toda la siguiente semana las xhabytiras (379, 380 y 381) serán en tributo a esos “chavos de peculiar estilo”.

 

Ahinos…