Hacia rato que no dejábamos al subconsciente llevar control sobre la pluma.