Ayer fui con mi tropa a ver el lorax,… si esa película de animación que esta basada en la novela del Doctor Seuss, ese mismo bato que se fumo los del gato ensombrerado.

La película tiene un mensaje acá bien ambientaloso, nos tiran el sable sobre que pasaria en una ciudad en la que ya no existen los arboles, todo es plástico y el aire fresco hay que comprarlo embotellado (espero este no sea un futuro producto de apple)

El lorax, es un wey que pasa a ser el guardian del bosque, que de guardián acaba teniendo poco pero es un cabron bien a toda madre, de esos simpaticones que se pasa a retirar temporalmente cuando en el mundo se ha cortado el ultimo árbol, o mejor dicho la ultima trúfula.

Pero oh, años mas tarde de que ocurre esto, un chamaquin calenturiento que anda sobres su vecina por que esta bien buena, a petición de esta misma (pinches viejas, nos ven interesados y nos piden cielo y estrellas) va en busca de la ultima semilla de trufula, la ultima semilla de arbol, la ultima oportunidad de tener esas maquinas automaticas que producen aire fresco de forma natural y gratis, un gran reves para la compañia que vende aire fresco embotellado.

El pedo en esta muvi es que es de esas de tipo musical, y conmigo ahí es donde “tuerce el rabo la cochi”, nomas por eso no me voy a hacer mega fan de esta película, pero si les recomiendo verla, si tienen hijos llevenlos al cine, para que el cine los eduque y les enseñe los valores ecologistas que nosotros hemos mandado mucho a la ñonga.

Si no tienen hijos pues vayan verla ya sea solos (pobres perros) o en la mejor compañia que puedan encontrar, para palomear un rato y reirse de uno que otro chistorín que nos dejan caer (sobre todo con los osos que viven en el bosque) si vale los pesos que se van a gastar.

 

los leo en el futuro.